Angela


Lo único que quiere Ágata es que la dejen en paz, todo el pueblo lo sabe, pero si eres de fuera, no te crees que en el bosque habite una bruja malvada que te vigila desde su cueva en lo alto de la colina. Si encima eres una chica tímida a la que no la gusta la compañía de extraños, menos caso les vas a hacer.

Esa fue la peor equivocación que cometió Angela al meterse sola en el bosque sin conocer los peligros que corría.

La muchacha había llegado al pueblo por pura casualidad. Viajaba hacia el norte en tren, pero tuvieron que parar porque se había caído un árbol en medio de la vía. La noche anterior se había levantado mucho viento y se habían tronchado varios árboles. El pueblo más cercano era el de las MiniDamiselas y en él hospedaron a todos los viajeros del tren, ya que tardarían por lo menos dos días en despejar la vía.

Angela se maravilló con el hermoso ciclamor que había impedido que continuara con su viaje, la encantaba el dibujo y la fotografía y quería inmortalizar uno de ellos, así que decidió buscar más especímenes como ese.

La chica solo intercambió dos palabras con la hija de los dueños del Hostal, Carmen, que también era la encargada de los espectáculos en el Hostal. Preguntó dónde podía encontrar esos árboles y si la facilitaría la comida para llevarse al viaje.

Carmen la contó que sólo había oído que crecían en el camino que llevaba a la vieja mansión abandonada que se encontraba en la otra punta del bosque, pero que, con un poco de suerte, encontraría algún otro cerca de donde estaba el que había caído sobre la vía, ya que no era seguro internarse en el bosque, porque en él vivía una temible bruja.

Angela hizo oídos sordos de la advertencia, no recordaba haber visto ningún ciclamor desde el tren, así que decidió ir a la vieja mansión, ya que la resultaba un entorno mucho más adecuado para hacer sus fotos.

Se puso en camino a través del bosque y no miró atrás. Siguió hacia el norte cinco kilómetros antes de parar a comer. Cuando se puso de nuevo en camino la dio la sensación de que el bosque estaba demasiado silencioso, pero a ella no la importaba, la gustaba el silencio.

Al llegar a la mansión la embargó una gran alegría, siempre había deseado estar en un sitio como ese. No la importó que se la hiciera tarde, todo tendría un aspecto más siniestro en las fotos.

Después de hacer varias fotos del exterior pensó en hacer unas cuantas del camino de ciclamores desde una de las ventanas de la casa. Descubrió que la puerta trasera no estaba cerrada, al contrario que la principal, y se internó en la mansión sin pensárselo mucho.

Mientras hacía algunas fotos la pareció oír un ruido en la parte de arriba y decidió ir a investigar. Al llegar al rellano del segundo piso la pareció que salía luz por debajo de una de las puertas de su izquierda. Estaba nerviosa, pero no asustada, nunca lo estaba, así que puso la mano encima del pomo y lo giró muy despacio. Abrió la puerta poco a poco y de repente se topó con una muchacha pelirroja con un atuendo de bruja morado. Salió corriendo hacia la salida, pero la bruja se apareció delante de ella.

Se quedó muy quieta observándola y, tenuemente, la preguntó que quién era y que porqué había entrado en la mansión.

Angela le explicó los motivos que la habían llevado hasta allí y Ágata la contó que también un árbol era el motivo de que estuviera en esa casa, pues ahora una gran secuoya tapaba la entrada a su cueva. Había pedido ayuda a un amigo para moverla, pero hasta que llegara tenía que vivir en la mansión.

Ambas pasaron la noche juntas en la casa y Ágata descubrió que se sentía a gusto con la muchacha. Así que hablaron durante toda la noche y a la mañana siguiente Ágata la acompañó hasta el pueblo para que pudiera seguir con su viaje.


Read Comments

11 comentarios:

Rosa dijo...

Angela es preciosa¡¡¡¡ bueno como todas¡¡¡

miss-perea's dijo...

que bonita te ha quedado Angela!! que manos tienes... y que historia mas bonita...tienes arte.
besos

Mª José dijo...

Ya estoy de nuevo por la blogosfera cotilleando lo que has hecho en mi ausencia je je
Todo chulisimo!!!
Que tengas un fin de semana hiper estupendo
Besotes de colorines

NubeDePegatiinA dijo...

Bellisima

casitadefieltromont dijo...

aunque a mi me gustan mas con color, esta es genial tambien,besos

Elaine Regina dijo...

Hola,
Sus broches son preciosos.
Besos. Elaine Regina

Ponte FIELTRO dijo...

Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!! Yo no conocía tu blog, y después de verlo me he quedado CON LA BOCA ABIERTA!!! Haces maravillas!!!Desde hoy no me pierdo ni un detalle tuyo!!

Besitos y gracias por seguirme ;-)
Arantxa.

Serendipity dijo...

Que preciosidad!!!! toda de negro como me gusta sobre todo el toque del sombrerito =)

Tere dijo...

hola!! es la primera vez k visito tu blog y esta genial!!
k monada de muñecas!!!
pasate por el mio si kieres, te espero en
http://sweetsyte.blogspot.com/
bss!

Asun dijo...

Precioso post me ha encantado Angela y su vivencia.
Un saludo y feliz finde.

M@ite dijo...

¡¡¡ME HE ENGANCHADO AL LEER LA HISTORIA, Y NO HE PODIDO PARAR HASTA TERMINARLA!!!.
ANGELA PRECIOSA..(seguro que le gusta tanto el pueblo de Minidamiselas, que se queda)
UN BESIKO

Publicar un comentario