La Bella Durmiente, desaparecida

Al pueblo de las MiniDamiselas a llegado un mensaje del reino de la princesa Aurora, su príncipe la busca desesperadamente, hace unos días se fue al bosque de caza y cuando volvió los sirvientes le dijeron que se había ido a llevarle el almuerzo y todavía no había vuelto. Muy asustado fue en su búsqueda y mandó un mensaje a todos los pueblos colindantes con el bosque para que le ayudaran. Así, desde todos los reinos, han salido grupos de voluntarios para buscar a la princesa, pero parece que el bosque es demasiado extenso y peligroso, y los pueblerinos no se atreven a adentrarse demasiado, ya que es un bosque muy mágico y en lo más profundo viven criaturas mitológicas y que no han sido vistas jamás.

Mientras tanto, Aurora, sin saber lo que ocurría afuera, siguió caminando por el bosque tranquilamente hasta que se empezó a preocupar ya que debería haber pasado hace mucho por el claro en el que paraban a comer su príncipe y el resto. Ya empezaba a estar demasiado oscuro como para ver por donde andaba y Aurora buscó a los animalitos para que la orientaran. Muchos no habían salido nunca del bosque, así que no sabían indicarla el camino. Otros la indicaban pero cada vez que recibía una indicación era en un sentido diferente y empezaba a pensar que no sabían el camino.
Estaba muy oscuro y no veía nada excepto por los pequeños huecos por los que se colaba la luz de la luna. Entonces vio una cortina de humo que salía como de una chimenea y corrió en esa dirección.
Al llegar al lugar donde se suponía de debía de estar la casa se sorprendió al encontrar solo una colina rocosa y en lo alto una cueva que era de donde salía el humo.
Subió, ya que allí tenía que vivir alguien.
Al entrar en la cueva estaba helada y lo primero que hizo fue acercarse al fuego, encima de él colgaba un caldero del que salía un hedor putrefacto.
De repente se dio la vuelta y vio a una bruja joven pero mal humorada que la observaba extrañada.
En ningún momento Ágata se hubiera esperado que nadie se atreviera a entrar en su casa sin permiso, pero con la expresión que tenía la muchacha parecía no saber quién era la temible Ágata.
La preguntó si se había perdido y Aurora la respondió que sí. Sin dejarla decir nada más, Ágata la dio un empujón hacia su escoba y ambas salieron disparadas hacia la entrada de la cueva.
En menos de 5 minutos Aurora empezó a ver las luces de un pueblo y la escoba empezó a descender.
Al aterrizar salió corriendo en dirección contraria al bosque y solo miró atrás para ver a la escoba encantada dar la vuelta hacia la colina otra vez.

Cuando los habitantes del pueblo de las MiniDamiselas la vieron estaba pálida y muda, así que la llevaron a su pueblo sin poder sacarla media palabra sobre lo que la había ocurrido.
Aurora se había llevado el mayor susto de su vida aquella noche. Seguramente no se volvería a adentrar sola en el bosque nunca más...

Read Comments

8 comentarios:

No sin fieltro dijo...

Es preciosa, como todas las demás!
Bss

casitadefieltromont dijo...

que bonita ,como siempre,,besitos

paqui y cris dijo...

Muy bonita la muñequita Aurora , pero la historia............preciosaaaaaa . Da gusto ver tus muñecas y como adornas con tus comentarios las cosas........una maravilla . Un besito

Maite dijo...

Las historias son de lo más interesantesssssssssss.......y me ha fascinado ese ramito tan delicado que lleva Aurora!!!

Supernovas dijo...

Qué bonita!!! Me ha gustado mucho el detalle de las flores y la cinta del pelo. Te ha quedado genial y la historia es preciosa!!!! Besos

METAMORFOSIS dijo...

me encanta la historia....y la protagonista se llama como yo!!!!

cristina dijo...

Es mía!!!!! La tengo yo y estoy encantada!!!!jajajajaja. Que sorpresa me dió mi prima cuando me la regaló! Me ha chiflado!

inma dijo...

Son preciosas todas las muñecas que haces,no sabría cual elegir,ja ja ja ,mi enhorabuena por tu trabajo,por cierto las vendes?porque me encantaria tener una
bsssssssss

Publicar un comentario